“Tenemos una forma de percepción errónea de la realidad…   Alcanzar el auténtico desarrollo exige transformar a la vez la mirada que se dirige al mundo y la manera de pensar”

 

¿Qué es el coaching?

Es un proceso de acompañamiento acotado en el tiempo, con el que la persona, o los equipos, aprenden a identificar y mejorar sus dinámicas internas para superar sus limitaciones, desarrollar su máximo potencial y alcanzar resultados extraordinarios.

El coaching crea un contexto en el que las personas o los equipos pueden trabajar los temas más importantes para ellos y liderar un proceso de transformación, individual o de equipo, que les permite alcanzar el máximo potencial y la máxima eficacia.

El coach ayuda, a las personas o a los equipos, a explorar sus hábitos de conducta y sus limitaciones reales o ficticias, y a encontrar las alternativas que permiten alcanzar mayor satisfacción y mejores resultados.

Todos los coaches de Conekta son profesionales certificados por la International Coach Federation (ICF). Esta asociación, principal referente a nivel mundial para la profesión del coaching, tiene como objetivo fundamental “promover el arte, la ciencia y la práctica del coaching profesional” y goza de reconocimiento internacional por su programa de acreditación de profesionales que garantiza la máxima calidad.

“Cada persona es completa en sí misma, ha nacido totalmente equipada con su propia caja de herramientas, y tan solo necesita aprender a utilizarlas de manera efectiva”

 

Coaching personal o ejecutivo

Es un proceso de acompañamiento individual, acotado en el tiempo, con el que la persona aprende a identificar sus creencias y a utilizar sus recursos. Esto le permite superar límites y alcanzar el máximo potencial para lograr  sus objetivos personales y profesionales.

Las sesiones tienen una duración de entre 30 y 90 minutos y pueden realizarse en formato presencial o telefónico. El contenido de dichas sesiones se considera absolutamente confidencial, para garantizar que el cliente se siente libre de expresarse.

¿Para qué se utiliza?

  • Para desarrollar el liderazgo personal
  • Para mejorar las interrelaciones, en la vida o en el trabajo
  • Para mejorar la gestión emocional
  • Para superar limitaciones y bloqueos
  • Para mejorar la gestión de situaciones de cambio

¿Qué aporta?

  • Un mayor alineamiento de tus acciones con tus metas personales y profesionales
  • Una mayor consciencia de tu impacto
  • Mayor capacidad para establecer relaciones intencionales y conscientes
  • Herramientas para gestionar mejor las emociones
  • Mayor eficacia personal y mayor satisfacción

Un proceso de coaching personal o ejecutivo se desarrolla, habitualmente, en las siguientes fases:

  1. Definición de la alianza entre coach y cliente para establecer los téminos en los que se va a desarrollar el proceso (número de sesiones y duración, normas para la interrelación durante el proceso, términos del contrato, etc.)
  2. Definición de los objetivos que se persiguen con el proceso de coaching
  3. Desarrollo de las sesiones periódicas establecidas (semanales o quincenales).  Entre sesiones, el cliente experimenta y pone en práctica nuevas perspectivas, nuevos comportamientos que le permiten progresar significativamente hacia su objetivo
  4. Cierre del proceso y evaluación de los logros conseguidos

La duración recomendada de un proceso de coaching personal o ejecutivo oscila entre 3 y 6 meses.

“Un equipo o sistema es una red de partes interrelacionadas donde el resultado es mayor que la suma de las partes. El funcionamiento ideal se alcanza cuando los miembros del equipo o sistema aprenden a establecer relaciones intencionales y conscientes”

 

Coaching relacional o de equipos

Es un proceso de dinamización y acompañamiento de equipos mediante el cual el equipo se desarrolla, aprende a mejorar su funcionamiento interno y a utilizar todo su potencial para conseguir resultados extraordinarios.

El rasgo más distintivo respecto al coaching personal es que el coaching de equipos se enfoca en la relación que une al equipo, no en sus miembros.

El objetivo no son los proyectos o tareas que ha de realizar el equipo, sino desarrollar su capacidad para llevarlas a cabo con autonomía y sin necesidad de ayuda externa. “No se trata de dar pescado, sino de enseñar a pescar”.

¿Para qué se utiliza?

  • Para cohesionar equipos y mejorar exponencialmente su funcionamiento
  • Para impulsar cambios estratégicos u organizativos y facilitar el alineamiento de sus miembros
  • Para transformar el clima y la cultura del equipo
  • Para transformar las emociones que limitan la eficacia del equipo
  • Para potenciar la productividad, creatividad e innovación del equipo
  • Para superar bloqueos, obstáculos y limitaciones
  • Para utilizar el conflicto como herramienta de crecimiento y creatividad

¿Qué aporta?

  • Un mayor alineamiento de sus miembros y un compromiso más consciente con los objetivos del equipo
  • Una comunicación e interrelación entre sus miembros intencional y consciente
  • Herramientas eficaces para gestionar los conflictos internos
  • Más eficacia y mejores resultados
  • Un mayor grado de satisfacción de todos sus miembros

Un proceso de coaching relacional o de equipos se desarrolla, habitualmente, en las siguientes fases:

  1. Definición de la alianza entre sus miembros (reglas del juego)
  2. Definición de la alianza con el coach y establecer la dinámica de trabajo
  3. Definición de los objetivos que el equipo persigue con el proceso de coaching
  4. Sesiones de trabajo periódicas (semanales o quincenales) para: analizar los cambios que el equipo necesita, potenciar la relación entre sus miembros, eliminar obstáculos, asumir nuevos retos, resolver conflictos de intereses…
  5. Sesión de revisión durante el proceso de coaching: feedback sobre el avance y redefinición de objetivos cuando sea necesario
  6. Continuación de las sesiones de trabajo periódicas
  7. Sesión de finalización y cierre del proceso de coaching

La duración recomendada de un proceso de coaching relacional o de equipos oscila entre 6 y 12 meses