Entre otras cosas:

  • Mejora la capacidad de observar y de escuchar.
  • Mejora la claridad en la comunicación.
  • Fomenta la comprensión y la colaboración en las relaciones.
  • Mejora el liderazgo y el trabajo en equipo.
  • Incorpora en el día a día una herramienta poderosa y pragmática para la resolución de conflictos
  • Enseña cómo utilizar el poder de forma colaborativa
  • Permite abrirse a un mundo de distintas acciones o estrategias para cuidar de las necesidades de todos, abriendo una nueva alternativa a antiguos patrones de enfado, queja, culpa, crítica, juicios y etiquetas.